Las terapias de láser mínimamente invasivas tienen claras ventajas con respecto al riesgo de infección


Las terapias de láser mínimamente invasivas ya se han establecido en muchas áreas. Lo que todavía no se sabe es que la medicina láser también ofrece una serie de ventajas cuando existe un riesgo de infección en relación con los virus y las bacterias.

La gran mayoría de las operaciones con láser mínimamente invasivas pueden realizarse de forma ambulatoria y con anestesia local. De esta forma se ahorran las costosas y largas estancias hospitalarias y se minimiza el riesgo de contraer enfermedades infecciosas de otros pacientes o gérmenes multirresistentes en el hospital. La convalecencia se acorta considerablemente en muchos procedimientos y el proceso de curación también es considerablemente más rápido en comparación con los procedimientos convencionales.

Por lo tanto, los métodos láser mínimamente invasivos también ofrecen a los pacientes mayores y de riesgo, que también están preocupados por la situación actual (virus de la gripe, inseguridad de los coronavirus), la posibilidad de ser tratados con un riesgo mínimo. Este grupo de pacientes ya corre un riesgo especial bajo anestesia general. Sin embargo, lo más importante es que normalmente tienen que tomar medicamentos vitales que no deben ser interrumpidos. Con los métodos quirúrgicos convencionales invasivos, estos pacientes tienen que renunciar a una operación por completo. O, con un alto riesgo, aceptan la necesidad de dejar de tomar su medicación unos días antes de la operación.